Danza del vientre: Conoce este Arte Milenario

La danza del vientre es un arte milenario, uno de los bailes más antiguos que existen actualmente. Posee una dimensión terapéutica y espiritual que se remonta a un pasado muy lejano. Danza del vientre, bellydance y danza de los siete velos, son algunos de los nombres con los cuales se conoce a la danza árabe. Su nombre original, Raks Sharki (danza oriental).

Hoy en día, la danza árabe se ha convertido en un sistema efectivo de conciencia corporal que potencia el lado femenino y refuerza la autoestima de quien la practica, ayudando a desbloquear tensiones y emociones.

Reconocida como un arte milenario, más que como un simple divertimento para hombres, la danza del vientre evoca la plenitud y la fertilidad de la mujer, el nacimiento y la fusión sexual. Es, por lo tanto, la expresión femenina de las fuerzas de la naturaleza y el amor.

La danza oriental, considerada por muchos, el afrodisíaco más poderoso del mundo, y enseña cómo llevarla a cabo paso a paso, sin olvidar la vestimenta y la música.

Danza del vientre en el antiguo Egipto

Aunque sus orígenes precisos son inciertos, hay documentos que comprueban que sus orígenes primarios son en el Egipto, entre 1200-1300 a.C., utilizada por las sacerdotisas de las orillas del río Nilo.

Hace miles de años, la idea de rezar bailando no resultaba tan extraña.

La danza oriental, nace a través de mujeres sacerdotisas egipcias, mujeres de Luz, que vivían en templos y la practicaban en forma de rituales tanto para adorar a la Madre Tierra, como para conectarse con ellas mismas, con su feminidad, conocerse, aceptarse, amarse y elevarse espiritualmente, ya que se considera una Danza Sagrada.

La danza oriental, nos llega como un legado de la evolución de los bailes más antiguos del mundo. Hoy día es uno de los más diversos, procedentes de diferentes países, que a veces comparten algunos rasgos comunes y que derivan de orígenes tan remotos como exóticos.

¿Te gusta la danza?,
¡Registrate en la comunidad, participa, conoce a artístas de la danza!

¡Ver ahora!

Beneficios de la danza del vientre para el cuerpo

En los músculos

Los movimientos de la danza del vientre trabajan la musculatura y la flexibilidad de todo el cuerpo, su práctica regular flexibiliza y tonifica a todo el organismo, beneficiando tanto a nivel muscular y articular, así como a todos los órganos internos.

Sistema nervioso

La danza oriental aporta de forma holística beneficios similares a la práctica de la biodanza, el yoga, el tai-chi o el pilates, ya que equilibra el sistema nervioso a través de la concentración, la relajación y el movimiento.

¡Adelgazante!

La danza del vientre ayuda a quemar alrededor de 300 calorías por hora y favorece el movimiento de las articulaciones, de modo que también contribuye a prevenir la artrosis.

Postura corporal

Permite tomar conciencia de tu cuerpo y de la postura que adoptas en cada momento. Así, la bailarina que practica la danza oriental, asegura que esa «toma de conciencia» hace que resulte más fácil corregirla en el día a día, no sólo durante la práctica del baile.

Digestión

Favorece la digestión, reduce los dolores menstruales y combate el estreñimiento.

¿Quiénes bailan la danza del vientre?

No existe edad, peso o medidas para iniciarse en este arte milenario. La exquisitez de los movimientos, la belleza de las ondas dibujadas con el cuerpo, la delicadeza de los ritmos y los sonidos mágicos, ayudan a conectar mejor con su interior y crear una energía de alegría y bienestar, que después puede trasladar a su vida cotidiana.

Movimientos danza del vientre

 

Lunares

Son los movimientos ondulantes y redondos. Se transmite un estado de ánimo lánguido, de tristeza y melancolía.

Solares

Son movimientos bien marcados, como batidas de cadera, egipcio, shimy y pulsación del vientre. Expresa alegría, energía y celebración.

Algunos de los movimientos de la danza del vientre son:

El ocho:

En él la bailarina mueve la cadera como si fuera un ocho sin final. Este movimiento se puede dirigir hacia el frente, para atrás, para arriba, para abajo, o con un lado de la cadera.

Gotas de cadera:

En posición recta, la bailarina coloca una de sus piernas adelante de la otra. Entonces se sube la cadera del lado de la pierna que está al frente y lo repite. La pierna del frente debe estar en media punta alta.

El camello:

Es como si la bailarina dibujara un ocho con todo su cuerpo. Para ello utiliza una pierna que coloca delante de la otra o las dos juntas y levemente flexionadas. La cadera la mantiene suelta, y la inclina hacia el frente. Luego eleva la cola para atrás y para el frente repetidamente.

Cúpula:

Se trata de una figura en la que la bailarina mantiene los brazos ligeramente arqueados sobre la cabeza, con las manos unidas por las palmas.

Share This Post

Leave a Reply

Usamos Cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies