Pintar con esponja una técnica sencilla y versátil

Para darle color a muebles y paredes o para pintar sobre lienzo, puedes tener la opción de pintar con esponja pues,  es una técnica decorativa sencilla, económica y que ofrece resultados sorprendentes. Pero pruébalo tú mismo, atrévete a pintar con esponjas.

¿Cómo escoger una buena esponja para pintar?

Puedes utilizar pintura de  gouache, acrílica o si es para una pared pues la conocida pintura de caucho. Todo dependiendo de lo que quieras lograr y la superficie que vayas a pintar con esponja.

Si quieres pintar paredes con esponja, o un mueble, debes retirar la pintura antigua para lo cual debes contar con la ayuda de una lija y así dejar preparada la superficie para colocar la nueva pintura.

También, es importante tomar en cuenta elementos como la superposición de colores, es decir elegir adecuadamente la combinación de colores ideal. Por ejemplo, en una pared, se debe partir de un color base aplicado de manera uniforme con brocha o rodillo.

Si elijes pintar con esponja sobre un lienzo entonces escoge una tela de grano fino. En cuánto a la esponja, protagonista de este post, puedes elegir desde una esponja de baño, pasando por una esponja marina de ferretería, hasta un set de pinceles-esponja de variados tamaños. Los puedes comprar en una tienda especializada o por internet.

pintar con esponja

Aprende la técnica básica de pintura con esponja

Las esponjas se caracterizan por ser muy absorbentes, ten esto presente al momento de pintar con esponja. Si la empapas mucho, dejará una gran cantidad de pintura sobre la superficie. Si lo que buscas, al pintar con esponja, es lograr una textura difuminada o suave entonces solo basta con rosar o raspar suavemente la superficie de la esponja sobre la pintura.

Pintar con esponja le da al artista mucha libertad, para ilustrar lo anterior, pintar de esta manera te da la posibilidad de mezclar dos o más colores sobre una misma superficie, para ello, primero aplica el color oscuro, déjalo secar y luego el más claro y así ve creando las combinaciones que sean de tu preferencia.

Pintar con esponja paso a paso

  • Toma la pintura, lo cual puede ser directamente  con la esponja o aplicando la carga de color a la esponja con un pincel.
  • Descarga la pintura: en sobrantes de periódico o papel, haz esta primera impresión para eliminar el exceso de pintura.
  • Realiza las impresiones sobre la superficie a pintar.

 

pintar paredes con esponja

Otras Técnicas para pintar paredes con esponja

Drapeado con esponja, consiste en generar pliegues al presionar la esponja con la mano sobre la superficie a pintar. Para esta técnica te recomendamos emplear el pincel esponja. El efecto del drapeado variará si decides utilizar una esponja rugosa, una tipo pincel o una natural, pues el material de la misma crea una variación en la textura.

Estarcir como otra técnica, consiste en realizar una especie de estampado, por ejemplo con la ayuda de una plantilla. Aquí se busca reflejar la superficie porosa de la esponja. En este caso para mejores resultados es preferible utilizar una esponja gruesa de grandes poros.

Estarcir implica no arrastrar la esponja si no presionar dando pequeños golpecitos como la técnica del puntillismo pero con un pincel grueso. Si decides trabajar con una platilla puedes combinar dos colores, hacer un degradado o darle sensación de movimiento al motivo dibujado.

Arrastre, que a diferencia de las otras técnicas mencionadas, donde solo se dan toques, consiste en arrastrar la esponja llena de pintura, por una superficie y hacer formas, como por ejemplo, círculos. Estos pueden ser realizados aplicando dos colores sobre el mismo trazo o trazando varios círculos uno al lado del otro sin pasar dos veces por el mismo trazo.

Gotelé, en las paredes que tienen esta técnica previamente aplicada, que consiste en esparcir pintura espesa, que formen muchos grumos y crear una superficie con textura rugosa, también se puede aplicar el estarcido y, por su puesto, se puede pintar paredes con esponja, logrando un efecto muy interesante debido al relieve que tiene la superficie a pintar.

El hecho de pintar con esponja sobre esta superficie hará que el relieve quede más acentuado que solo con el color base.

A excepción del Gotelé, estas técnicas también las puedes aplicar sobre tus cuadros o lienzos.

 

¿Te gusta la pintura?,
¡Registrate en la comunidad, participa, conoce a artístas de la pintura!

¡Ver ahora!

¿Cómo pintar con esponja un cuadro?

Por su puesto, que al pintar con esponja, la misma no puede ser tomada como un pincel, pues no tiene el mismo trazo ni grosor, pero claro que puede ser empleada dentro de  un lienzo. Solo tienes que saber combinar los elementos, por ejemplo, si tienes un árbol dibujado sobre tu cuadro, éste puede ser pintado con un pincel de manera tradicional, mientras que el fondo del mismo puede estar pintado con una esponja, aplicando alguna de las técnicas que te hemos comentado antes y haciendo una combinación de colores adecuada.

En una misma esponja alargada se pueden colocar dos colores para que no se mezclen y conserven su tonalidad, uno en un extremo y otro en el siguiente extremo, de esta forma puedes aprovechar mejor la esponja. También, puedes utilizar distintos tipos de esponja, con variados tamaños y texturas, hechas de diferentes materiales, para entonces lograr resultados diferentes.

Pintar con esponja permite difuminar y crear un mundo de posibilidades diferentes. Esperamos con este texto haberte enseñado a pintar una pared con esponja, así como trucos para aplicar sobre tus lienzos.

Share This Post

Usamos Cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies